Una historia en un bar de Kirkdale, cerca de Liverpool

Posted On 24 octubre, 2008

Filed under Deporte

Comments Dropped leave a response

La última vez que vi a Torres fue hace dos meses. Estaba en el pub de Sammy, en Kirkdale, y no tenía buen aspecto. Sammy me dijo que iba todos los días y se agarraba a la botella. Ya no hablaba con nadie.

Sólo gruñía.

Alguna vez, y ya cada vez menos, algún joven idiota se acercaba al viejo striker y trataba sacarle una conversación sobre aquellos viejos y buenos tiempos, pero Torres rezongaba: “Nunca fueron buenos, pero sí que son viejos”.

Pero no son tan viejos los recuerdos cuando te van comiendo… Desde el amanecer hasta la cama; hasta que la botella golpea la moqueta de tu cuarto y te haces bicho-bola abrazado a una mala almohada.

Torres es un hombre… Bueno, sólo una vez, cuando entró en el pub aquel tipo con la camiseta del Atleti. Se le cayó el vaso y se marchó.

Miento al decir que le vimos llorar… pero si hubiera que jurar que estaba llorando, yo lo juraría.

Hace dos meses, un día, fue al baño a pelearse con la próstata y se dejó la cartera encima de la barra. De entre toda la mierda que llevaba aquella billetera hinchada sobresalía el recorte de un periódico. Sammy y yo nos miramos y sacamos aquel trozo de papel. Era la crónica de un partido contra el Atlético de Madrid en el Calderón.

No sé español, no sé qué decía, pero la foto que dominaba la crónica era la suya, sonriendo, con la camiseta del Liverpool, de rodillas; con el cuerpo para atrás, abrazado a Gerrard, celebrando su segundo gol al Atleti. Yo miré a Sammy sin entender ni mucho ni nada y le alargué la fotografía. Sammy la miró mucho más despacio. Al final soltó un gruñido y me la volvió a pasar. “Ahí está. ¿No lo ves?”.

La volví a coger y la miré. ¿Qué estaba ahí? Un tipo feliz, joven, con la camiseta de un grande de Europa, abrazado a un jugador de leyenda… La sonrisa de “The Kid”… Sammy, no veo…

– Mira el fondo.

¿El público? Caras antiguas de hace cincuenta años, de principios de siglo. Dios, sí; ahí estaba. Era un niño pequeño. ¿Qué tendría, 9 años? Lleva la camiseta del Atleti. Está llorando.

Levanté la vista. Torres había vuelto.

– ¿Con qué derecho hurgas en mis cosas?

– ¿Hiciste llorar a un niño del Atleti? ¿Fue eso, Torres? Di. ¿Fue eso?

Me miró con furia y asco y dijo:

– Ojalá hubiera estado lesionado.

No vi llegar el puñetazo. La botella cayó sobre la barra. Me arrancó el recorte y se largó. Aquella fue la última vez que vi a Torres.

Aquel viejo striker del Liverpool.

Por José Antonio Fuster

La felicidad está en la ducha

Posted On 30 septiembre, 2008

Filed under Deporte, Humor
Etiquetas: , ,

Comments Dropped one response

Me pasaron este vídeo… y la verdad es que mucha mucha gracia no es que tenga, pero es que la última toma, la más lenta, jaaaaaaaaaaaaaajajaja… Sólo faltaría meterle una musiquita de esa de felicidad para que sea un cachondeo. Aquí os presento a Bojan y al asaltacunas Piqué jajajaja.

Saludos y perdón por la tardanza!!

Sentimiento atlético (desde dentro y desde fuera)

Posted On 9 septiembre, 2008

Filed under Deporte
Etiquetas: , ,

Comments Dropped 3 responses

Ya sé que entre nuestros seguidores no parece gustar mucho el deporte rey, pero bueno, en estos momentos de estress por esos exámenes de los cuales voy a suspender todos lo único que me queda es visitar las páginas que veo siempre. Y en una de ellas encontré esto, que me llegó al alma. La gente a quien no le gusta el fútbol piensa que somos idiotas. La gente a quien sí le gusta el fútbol pero que es de otro equipo no nos entiende. Pero para nosotros es algo distinto. Algo que te falla cada dos por tres, pero que a la vez nunca te falla (es difícil de entender, lo sé, pero no me he equivocado al escribirlo). Es algo que siempre está ahí. Puedes dejar de querer a una persona, dejarte de gustar un grupo de música, un(a) actor/actriz, una profesión, un hobby. Sin embargo, con este club es distinto. Es como un hijo que te falla, pero que con cada fallo quieres más que antes. Unos dicen que es una pasión, otros que un sentimiento, otros que un estilo de vida. Mi apreciación es que es todo. Ni más, ni menos, sino todo. Así de simple.

Y después de este resumen de mis pensamientos os pongo lo que encontré en un foro. Es el típico pensamiento de un seguidor de otro equipo (no del madrid, ya que ellos se reirían de lo que nosotros sentimos, más bien parece de un seguidor tipo barça; que nos tiene aprecio pero no nos entiende).

Y hablando de fútbol, me paro yo ahora a pensar: pobrecillos estos del Atleti, ¿no? Tanto tiempo sin ganar nada y todavía dicen que son grandes y que algún dia volverán a ser lo que eran.. que fe tienen, ¡la hostia! Y hay que ver que no se rinden… les engañan como quieren, se ilusionan y todos los años al final lo mismo. La verdad es que me dan pena cuando tienen que aguantar las carcajadas, los tipicos “cámbiate de equipo” de los que si han ganado, aunque a veces sea más por suerte que por fútbol. El caso es que no parecen afectarles esas burlas. Ellos siguen con su Atleti, siempre fieles, recordando viejos tiempos, comentando las jugadas, lamentándose de los errores, intentando buscar soluciones. A veces enfadados, como es normal, pero se les sigue llenando la boca cuando hablan de unas rayas rojas y blancas. Y claro, vete tú a decirles nada de su Atleti, que un poco más y cobras. ¡Como podrán ponerse así por un simple equipo? ¡Si es que parece que les duele! Como si les fuese la vida en ello. Hombres, mujeres, niños y grandes, de todo un poco son los que dicen sentir eso que “no se puede explicar, pero es muy grande”, y lo dicen así, con esos ojitos iluminados y una sonrisita de tontos, que parece q se les olvidan todas las penas. ¡Coño! Si es que te da curiosidad y todo. Yo creo que se les va la pinza.. si es solo fútbol, que exagerados que son… Además, encima muchos aún no saben lo que es ganar, o no pueden recordarlo por la edad. ¿Cómo es posible que esten tan enganchados? Nosotros que normalmente ganamos, de poco en poco cae algo, las cosas se van haciendo medianamente bien, pues vale nos alegramos y ya, sin más… unos momentos de felicidad y poco más, que tampoco es pa tanto,¿ no? Y sin embargo estos, cantando y animando hasta el final, lloran, gritan, saltan, ¡Vaya unos pesaos! Y vamos, como pierdan, parece que se acaba el mundo. Y qué me dicen de cuando se encuentran con otro atlético, qué felices que son, no sé cómo, pero de repente se convierten en amigos, como si de toda la vida se conocieran. En fin… que no lo entiendo yo esto, con lo fácil que es ser del equipo que gana…

Sé que es difícil de entender. Si no lo tienes de nacimiento parece como escuchar a un loco, pero es así. Ya he dicho que para mi lo es todo, y eso incluye la locura.

Dos maneras de ganar, dos maneras de disfrutar…

Por petición popular otra vez abro este post jeje. Acaban de empezar los juegos y ya tenemos dos medallas. Y las dos son “sorpresa”.

Para empezar el oro de Samuel Sánchez. Lo raro de esta no es por la medalla en sí, si no por quién la consiguió. Con un supuesto superequipo compuesto por dos campeones del Tour, un tricampeón del mundo y un especialista en carreras de un día, parecía que Samuel estaría para llevar los bidones de agua a sus compañeros (parece que un 7º lugar en el Tour no es suficiente para ser tenido en cuenta). Pero ahí está lo que hace grande al deporte, ahora el cuarteto de oro se convierte en quinteto, al unirse un campeón olímpico. Y todavía le queda la contrarreloj…

Para continuar, un bronce en esgrima, que (como no han parado de repetir hasta la saciedad cada vez que sacaban un combate) es el único deporte olímpico de origen español y en el que no teníamos ninguna medalla. José Luis Abajo pasará a la historia como el primero, esperemos de muchos logros en este deporte del cual acabo de descubrir las reglas jeje, aunque ciertamente en la televisión no identificaba quién lograba un tocado hasta que salía la lucecita ^^. No sé si será una apreciación mía, pero me recuerda bastante al boxeo en la forma de luchar (el estar dando saltitos esperando el momento oportuno).

Y ahora lo que quería decir. Parece mentira que con un bronce alguien esté rebosante de alegría y con un oro llore como una magdalena. Según lo veo puede ser por dos razones:

La primera por el hecho de que uno de ellos se sabe el mejor de todos en ese momento y que lo más que podrá hacer será igualarse a sí mismo, y todos sabemos que la segunda vez nunca es igual que la primera. Sin embargo, la esencia del deporte es superarse y el bronce te hace estar feliz por ser de los mejores pero ansioso por lograr algo más. Evidentemente, esto que acabáis de leer es una auténtica idiotez, ya que una emoción tan intensa como es ganar una medalla (sea cual sea el metal) nubla la mente y no te deja ni preparar ni el próximo segundo.

Esta segunda es la que yo creo como verdadera razón de las lágrimas. En el podio, a los tres les entregan medalla, a los tres les entregan ramo. Entonces… ¿cuál es la diferencia? Pues no hace falta estar muy avispado. Tan solo hay que escuchar. Comienza a sonar el himno de tu país, un himno que suena PARA 40-50 millones de personas en nuestro caso, pero que suena POR ti, POR lo que has logrado, POR lo que has sufrido para llegar hasta ahí, POR lo que los demás han sufrido para que llegues hasta ahí, POR lo orgulloso que te sientes de ti mismo, pero sobre todo, POR el orgullo que seguro sienten todos los que te conocen. El mundo se para, todos a tu alrededor están quietos y guardan un respetuoso silencio por lo que has logrado, da igual de qué país seas.

Es entonces cuando dejas la alegría que has compartido con tus compañeros y la comienzas a compartir con tu familia y con el resto de tu país. Tienes un minuto en el que no puedes hacer otra cosa que pensar. No puedes saltar, ni gritar, ni correr… no. Estás de pie y despierto, con lo que solo puede hacer eso: PENSAR. Y solo hay tres cosas en las que pensar: en lo que vas a hacer, en lo que has hecho y en otras personas. En ese momento solo se dan las dos últimas, y mezclándolas salen esas lágrimas mal llamadas de alegría, ya que en realidad son de emoción. Son contagiosas…

Saludos y ya pondremos más cosas, que seguro que hay más oros!!

P.D: Joaquín se ha olvidado del blog 😦 jajaja

Artes marciales

Posted On 6 agosto, 2008

Filed under Deporte
Etiquetas: , ,

Comments Dropped 3 responses

Lo que puede hacer un buen documental con unos buenos efectos… Ha despertado en mi la vena de practicar algún arte marcial… Yo nunca tuve una técnica depurada para pegarme de pequeño xD; sí me habría gustado aprender algo, pero nunca me decidí. Lo más cerca que estuve fue 2 meses haciendo capoeira jaja, pero como no estaba en forma como para hacer cabriolas acabé dejándolo.

La otra opción que podría empezar (ya que tengo amigos que lo practican y un gimnasio cerca) sería boxeo. Y la verdad es que me apetecería bastante, pero tengo un pequeño problema… no me gusta una mierda que me peguen en la cabeza jeje, y menos ahora (a ver si cuando empiezo a ver la luz al final de la carrera me voy a quedar más lelo de lo que soy ya ¬¬). No me importaría pegar solo al saco, pero sé que al final acabaría dentro del ring recibiendo ostias como panes.

Pues viendo este documental he visto claro cuál debería ser mi arte marcial: el ninjutsu, cuya filosofía es “máximo dolor con mínimo esfuerzo” jeje. Ahora ya en serio, me ha gustado bastante, ya que no me vendría mal un poco de equilibrio y reflejos, aunque para ser especialista debas llevar una vida acorde con este arte (cosa que veo difícil de cambiar en mi).

El gran problema es encontrar un gimnasio donde se enseñe (cosa rara), sacar pasta para pagarlo (cosa complicada) y tener una disciplina de la que carezco a no ser que vea unos grandes progresos instantáneos (cosa complicadísima).

Ahí va la primera parte del documental que vi:

NOTA: para continuar viéndolo poned en youtube “la ciencia de la lucha-el guererro definitivo-x/11”, tal que x E [1,11] jaja.

Saludos y a ver si empiezo algún día alguno 🙂

Página siguiente »